viernes, 4 de diciembre de 2009

El Puente De San Ex - Pedito De Caconia


Por el puente de San Ex – Pedito de Caconia
Mueve el vago sus piernas del norte al sur.
Ríos oscuros y aves hoscas revolotean sus cacas por las aguas
Delicadas perfumadas a lo Paris Parfum.
Vagos los que van andando por ahí, otros comercian panes con queso, tortillas grasosas y maca licuada
¡Un desayuno al paso, joven le apetece!
¡Oh los ríos oscuros! Que bien ondean la bandera de San Ex – Pedito de Caconia
Véase que rostros se compungen
Que un ave en revuelo circula y rodeando la bajada
El puente sobre el río
Termina llevando los pasos del vago al trabajo.
¿Qué será pues luego?, el vago tiene las tripas afuera
Risa y risa, sube al carro y desde su ventana
San Ex – Pedito de Caconia lo despide hasta el otro día
por la mañana
Sus negras compañías alando de su mitra
Los basurales de Lima acuosos por las aguas en la caída
Y tres mendigos sin jardines van con el vago por los cerros.
Pronto yo, mi pupitre y mis números.
André Ivre - 2009

lunes, 9 de noviembre de 2009

El Piojoso y El Matapiojos


Arrancándose los pelos y rascándose furioso
las liendres le cuelgan por la cara y le tapan los ojos
el piojoso se alegra y sonríe embriagado se siente en incorpóreas figuras
y es que el sol que calienta el verano, le revienta los huevos dorados
de la corona a la sien, piojo a piojo le andan chupando la cabeza
formándole los parásitos, un desmelindre asqueroso
que muestran al sucio sublime
Delgado su cuerpo y sus manos huesudas, revelan en claridad
en el demonio azulado la epidemia avanzada
y es como si el paisaje y la lluvia, bendijeran de gracia al místico salvaje
Pues desde algún lugar, un brillo especial le torna el cráneo de rey.

Vagabundo y fullero, joven escandaloso y callado
Un payaso bailarín mueve su corazón bufón
Yendo por las calles que pisa, la mierda al lado de sus plantas
Lujuriosa adorna su alma que va guardando del camino
flores encarnadas y veneno de serpientes exóticas.
Tan corrompido de belleza se tiene que los espejos suelen engañarlo
busca que busca entretanto, el matapiojos encuentra
y es como si Dios y hombre le hablaran en Uno
rompe en llanto y una luz en sus hombros
lo ha reconocido así mismo en su reino
calma la picazón y limpia su cabellera clara
golpe a golpe, cabeza con cabeza achichonada
hombre y ser se adormilan de fulgores declarando
“Seamos tú y yo, los que aborrecen y penan las estúpidas creencias”
Y vi en ellos desde mi ventana en lejanía,
Que el mar obsequiaba sus aguas a esos dos veneradores de otra trilogía
“Beato, loco y puto, una trinidad los erigía con manos hambrientas”
Piojoso y matapiojos, veneno y antídoto
Tirando aquí y allá de una materia y un espíritu singular.
André Ivre – La Mano Torcida 2009

sábado, 10 de octubre de 2009

Tiempos de Miseria


¡Pues no! los repuestos no hacen los carros más nuevos
Ni las cirugías más jóvenes si solo por fuera se ven
No son más niños los inmaduros ni más viejos los renegones
¡Pues no!
No es un amor mejor que el otro ni un odio peor al de alguno
No hay razón que sea menor ni palabra ni hombre insignificante en el mundo
Que los rezos ahora me acompañen cuando maldigo mi patria extranjera
Con estos pies en cadalso miro la flor sembrada secar
Un padre matando a su hijos, una madre muriendo en la guerra
Las modas, la música, la gente una con otra cambiar.
Vuelto insensible, vuelto indeseable que el vecino se aleje
Cuando el tiempo de las vacas gordas me llegue
Arrebate miserable y orgulloso, ante cualquiera el hambriento.
André Ivre - La Mano Torcida 2009

La Niña del Camarote


Espacio pequeño en la habitación, dos hermanitas comparten
Una de ellas, niñita bonita. En el camarote pone sus piecitos derechos. Sube la escalera pequeña y echa la carita en la almohada.
Ante la luna sonríe y pide a las nubes besos de la gracia de un ángel humano.
Recostadita la ve, el ángel que llama y llama al dormir
Y un besito en su frente cae por la sonrisa pintada
Roncando la panza de la niña contenta
Ronronea como gatita cachorra
Con la carita bronceada y las pijamas violetas.
Su boquita partida se muerde recordando la torta de leche
Chocolates, mazamorra morada y pasteles de fresa,
Arroz con pollo, escabeche, ceviche y otros platos más ricos
Los que su ángel humano gustoso prepara a su antojo
¡Seré cocinera! en su mente se escribe
Un mandil y un gorro blanco
Cuchillos, tenedores y platos
Y la cocina será su ganancia de vida.
Tiradita envuelta en su vieja frazada el soporte se abre
Se notan la almohada y su cara más al filo
Que adentro
Un remezón desde abajo y cae en babas al suelo
Un chichón, la cara abollada
Y un hambre voraz que su angelito sin alas le calma.
André Ivre - La Mano Torcida 2009

domingo, 16 de agosto de 2009

Funerales Celestes


Ana reina de los jardines, piensa en el ángel de rapa
El ángel de rapa piensa en su amita, la pipa echa humos al cielo
Pedro el guardián de las llaves, piensa en las almas llaneras
Las almas llaneras piensan en nubes, el guardián ha cerrado la caja.

André Ivre - El Libertino Guardado 2009

El Cursi

Voy a escribirle al amor como un cursi puritano. Le pondré, florecitas y mariposas para decirle: Te amo. E iré vestido de rosa con la cartita bendita hasta dónde esté mi amor rezongando.

Voy a escribirle al amor, voy a besarle la frente. Le pondré las manos calientes sobre las suyas heladas. E iré de invierno en verano, e iré de verano en invierno. Hasta dónde este mi amor embriagado.


André Ivre - El Libertino Guardado 2009



sábado, 25 de julio de 2009

Profecía


Un día cualquiera confesaré que he relegado de los hombres la idiotez o lo que sea que fuere y nos convierte en autómatas. Desperté felizmente con la mañana y el reloj encendido a la hora exacta, el momento de abrir los ojos y llevar el morral en la espalda. Todas las montañas empinadas una con otra, cerros aledaños sin flores ni hierbas, smog, niños gritando, gente corriendo apurada como llevada por el viento de Lima. Seria la hora exacta iba por mis sueños, por las aventuras que inventé. El prejuicio del hombre pintando con gracia singular en mi rostro, la risa vulgar. Hablando con las paredes y los postes porque me resultan mas amorosos, mas dedicados, mas sinceros. No pretenderé que me entiendan y menos entender, el hombre podría ser el teorema de mi dios.
Soy el salvaje que prostituye las letras ni poeta ni antipoeta, ¡Soy la bestia!
Tú me creaste, tú me hiciste y yo te puse el sexo, la forma y nos llenamos en una caja, nos masturbamos los ojos con florecitas nuevas y con manitas amables que nos tocaban y tocaban, y oh que excitados nos vimos, el mundo era otro. Tú otro, yo otro y confundidos en una cama dimos rienda suelta a nuevas ideas.
En el morral, un puñal estaba limpio, acuchillarás al que intente morir, relegarás la idiotez, buen creador. De arcilla heme y soplaré en el vientre de lodo. Que hermosura, un genio vendrá ha salvarnos.

El Libertino Guardado 2009 -Andre Ivre

miércoles, 1 de julio de 2009

Azul


Como quisiera regresar las agujas del reloj a aquél día, el tiempo, los minutos, las horas y el instante. Regresar como el escorpión con la cola atrás sin el veneno y la maldita traición que le hiciera a mi fe, regresar con la cara blanca sin manchas de sol y afirmarme en mi sitio, ¡soy de aquí tan sólo, otro lugar no hay!
Si fuera hoy lo que ayer, si el día tuviera el mismo número, el mismo mes y el mismo año, podría haber dicho a la mujer que me parió detente y sonríe ¡Quiero nacer entre risas!, pero ella no se detuvo, se fue con el primer viento a ese lugar, se encerró bajo una sábana y pintó de azul su vientre, lamento confirmar que ya es tarde mujer, es lo que ves.
No te pertenece, ni con nueve meses ni con ocho y menos con siete que es como la pariste, tú lloraste, tú llorabas como Eva al parir a Abel. Mujer, mujer…diste cuenta que criatura semejante tan fea se ve. Crecerá. Creció, diste cuenta mujer no te pertenece, no te pertenece ahora le pertenece al azul.
André Ivre

*Mi rostro en azul como imagen

martes, 16 de junio de 2009

El Caballero Inglés


Sí, el caballero inglés elegantemente vestido
el de ojos inmensos y azules,
despertara con su sonrisa
al monstruo aquel que engendró noviembre.
Él le diría dame un poco de algo
para mi vida de amor
y si el caballero inglés aceptara.
El muchachito aquel, el monstrito
moviendo las manos como ave
lo llevaría con él a su casa.
Le diría dame un poco de algo
para mi vida de amor.
Y si el caballero inglés viéndolo
a los ojos tan oscuros que él tiene
lo tomará de las manos.
El muchachito aquél, el monstrito
callado esperara.
El caballero inglés le dijera
vamos, vayamos a casa
que el cielo sepa lo miserable
del hombre que fue.
Vamos, vayamos a casa.
Wilde ahora descansa
cerca a la tumba de Ernesto.
Vamos, vayamos a casa
Guapo, mi guapo demonio.

Andre Ivre

*a Morrisey (27 de mayo de 1959, 27 de mayo del 2009 (50))

Canción de Cuna


El hombre viejo recostado en la silla
Alza la mano paciente sobre el hombro
De la niña
La niña de ojitos con hueco, lo abraza
El hombre viejo le limpia con delicadeza
La carita
Pequeña cara sucia le dice
Y ella lo abraza entre risas,
Más luego ojitos azules, el viejo
La besa y la hace dormir
Una canción de cuna se escucha
Duérmase mi niña
¡Duérmase ya!

Andre Ivre (El Libertino Guardado 2009)

*A mi padre-abuelo (ojos azules)(31/01/1928 – 07/12/2002)

viernes, 12 de junio de 2009

A Susan J. Dallion


Una noche de verano diré morí por sus ojos
Hermosa y pálida reventando en sangre sus labios.
Y yo parado con el alma elevada hacia ella
Enamorado, me conduje detrás de su rastro,
Sin sentir el hielo cubriendo el invierno.
El joven cuerpo, ardiente y de fuego
Y aquella voz intensa, arrobando la piel.
Extendía garras largas sobre el oído del tísico,
Que extasiado flotaba con las orejas en flor.
Estaba lejos como en sueños flotando
Óseos cavernarios, enterrado en el medio de esa furia.
El cobalto sobre el índigo, y los jardines de Hong Kong
Estrecha y delgaducha, cara a cara.
¿Daría las mil noches arábicas y una casa feliz?,
Floreciendo un poco de dulce en el deseo
del hombre de hiel.
Labrado de telarañas, en un vagón por enigmas,
viajé pasajero, sin la querida prudencia.
Perdido como Cristina, la chica fresa, en Mardi Grass.
Mostróme las corolas de sus pezones como flores empinadas.
Toda hecha carnaval entre máscaras y fuegos,
Una muñequita vudú que lanzaba sus hechizos.

Andre Ivre
*A Siouxsie Sioux, vocalista de Siouxsie and the banshees.

Nonato


Soy el peor de los hijos no nacidos
Desnudo al sereno voy mostrando mi rojo culo
Soy entre todos, el más puto entre los putos
el más sinvergüenza, sanguinolento,
con virus en mis calzones.
El enfermizo desgarrador de cuellos
me nombraron,
un vampiro que impera en las sombritas,
bajo una rama si el calor os atañe
me echo encima hasta incendiarle las ingles.
¡Oh, no sé cesar! Voy contra la corriente
Jamás saciaré este inquieto espíritu heredado.
Mi padre luce ahora su tumba asolada en la fontana.
Con el nudo de corbata que usaba elegante.
Por gracia he conocido del bien, el mal que lo cubre
Por desgracia del mal conocí, el bien que lo mueve.
Soy la serpiente que tentó a Adán con el cuerpo de Eva.
La que también parió la mujer con el nombre de Caín.
Soy el peor de los hijos no nacidos
El que en papel actuó junto a Hamlet como Otelo
El mismo que se enamorará de su madre y con ella hijos concibiera.

El que continuamente cargara las cadenas,
Inspirando a un pobre loco,
las profecías de los números.
Soy el peor de los hijos no nacidos
El de mil nombres, mil apellidos distintos
El que ni madre conoce, y se sabe no parido.
Al no escapar, gusanito, por una vágina caliente.
Ni obstetra con detalle, golpeó este rojo culo
para comprobarme, los reflejos naturales.
No sé llorar con lágrimas de humano.
Soy un cocodrilo que llora vanamente.
Lloro hasta por el día que nunca conocí en mi calendario.
Lloro por los perros que ladraron en mi puerta.
Soy el peor, el peor de todos, lo juro.
Ni respeto merezco, ni amor ni nada
No me juzgues si me toco las campanas.
Si más tarde en tu cama me pongo a fornicar entre las hojas
de tu libro
Si en tu boca echo mi sudor como agua
Yo os advierto de antemano,
Soy el peor de los hijos no nacidos.

Andre Ivre (El Libertino Guardado 2009)

martes, 9 de junio de 2009

El Dibujo


Te has preguntado, mi hermoso amigo
¿Dónde habitan los sueños?
Hay púes un túnel de luz que separa esta dimensión
de la otra
Una vez recostado en mi cama, distinguí lo irreal.
Hubo dos señoras que tomaban de la mano a un niño
con una gran mariposa, viajaron hacia Cíbola.
Dos exploradores las encontraron, esa ciudad tenía
humo por todos lados, más chimeneas ni cigarros
encendidos estaban.

Un caballero inglés se sentó a refrescarme la lectura del día
Han muerto cien jóvenes por una lucha en Irak,
cien en un par de segundos.

El niño me mostró en ese momento el lado izquierdo de su oreja
¿Has oído esta canción?, supongo que es la de Morrisey
Sé que algún día seremos felices, tú y yo.
Te has preguntado, mi hermoso amigo
¿Si es cierto?, uno simplemente viaja y no desea bajarse.
En lo alto de las nubes que bien se sienten las nalgas.
Soñé que África y sus niños de cincel, comían conmigo
de un gran pan, rubio de trigo, e inmensamente largo.
Sí, ellos me observaban y su estómago era plano
No los veía como en el video de la BBC
Todos muy bien vestidos y con alitas en sus espaldas
Una marea de angelitos negros y una mujer.
Muy pronto, el niño de nuevo se puso a mi lado
Escucha esto, ¿lo conoces?
Suena como a jazz y soul en funk clásico
O es el promiscuo del sonido, el que lo escucha así.
El caballero inglés, estiró en ello su mano.
La música es como la matemáticas, tiene fórmulas perfectas.
Todo hasta tú, tiene la cantidad exacta en el espacio.
Una madre, llamó a su hijo, el niño que estuvo a mi lado
Corrió feliz a sus brazos.

Cogí un lápiz y lo dibujé, le puse hasta el pelo idéntico en cantidad capilar
El dibujo no podía salirme mejor.
Por ahí entonces las señoras aparecieron, no encontraron al niño
Pero dieron cuenta del dibujo.
Las dos querían llevárselo con ellas, jalaron de un lado y otro
Y terminó desecho.
Se me ocurrió que sus nombres serían monstruosos,
¡Tenía roja la cara de rabia!
Una gritó: ¡calla gran perra!
La otra contestó: ¡a ti te parieron las putas!
Empecé entonces a recordar quienes eran
Una era Sociedad, y la otra su emblema
A la que Democracia bautizaron por no tener nada que hacer.

Andre Ivre (El Libertino Guardado 2009)

El Yacer en el Prado


Como será que hoy te vi
Cerrando los ojos artificiales, dormías
Del otro lado, olía la calle
El excremento de un perro bajo mis botas oscuras.
Me comuniqué con Tom, un gato amigo tuyo
Caminamos directo al prado, y no recuerdo
Como es que llegamos.
¡Papá!, gritabas y me jalabas la ropa
Seguía tontamente creyendo que dormías.
Una oreja mía, me picaba y me crecía
Mi mano izquierda sufría de hormigueo
y su hermana con la que te hice un día ajeno.
Te tomaba de la espalda para tenerte en la espera.
Me leí las obras de Dylan sin entenderlas
Luego te dije “estás más loca que ayer”
Cuando te parieron.
Un amigo mío, explicome que es difícil la poesía
Pero de un tanto se le hace añicos, ser cursi y sonriente.
Yo me eché sobre la hierba y te olí
Jazmines y opio, te parecías a mí.
Sin querer me tiré en tu cabeza y nos revolcamos.
Dos puercos enlodados que se burlaban,
Nos veían.
Ven, sigamos que el bosque es grande
Quizás se hable con lechuzas que no duermen de noche.
No decías mucho, muy silenciosa, solo fragancia.
Vi que ibas ha buscar a extraños.
Un hombre gordo pronunció, ¡qué prodigio!
¿Uno es lo que escribe o lo que se muestra por fuera?
Jazmines y opio, te parecías a mí.
Le dije a mi amigo, el que me habló de poesía.
¡Tengo la boca llena de suciedad!,
Si es bien tuyo, ayúdame a limpiarla,
Él me propuso, puedes si quieres,
¡Por tu bien callarla!
Morirán las iglesias sin continúas con tu increencia.
Escribí mil cartas dirigidas al papado
Que soy ateo, loco, y riguroso en mi indecente.
Me pueden dar la horca, o la silla eléctrica, si quieren.
Tendré de amante a mis hijos, si son machos o hembras.
No veo quien me lo pueda impedir.
Acá todos se tapan la porquería, hasta un padre con hábito
Se tiene de celibato falso.
El Perú es más indígena que el polo blanco en ralo
y si es racista el más negro de los negros.
Quién me podría impedir burlarme de las normas.
Me emborracharé y me drogaré a gusto
Con mis crías, y ya verás que me recordaran
Como a Mosse David en otro tono liláceo
Sin tanto escándalo pomposo.
Luego hasta el Papa, dirá que bueno que era.
¿Imaginará acaso que no elevé mi rezo a su iglesia?
Apenas mi abuela, la mujer de ojos pequeños
Regalo a mi edad tierna, el rosario.
Las oraciones una a una, se convirtieron obcecas.
¡Bah!, he leído la biblia de los hombres
El Coran y Alá, corren hacia la misma senda
del paraíso prometido.
Buda hasta cree en la propuesta de lo imposible
Y creo yo que hasta eso es posible.
Y es que, te vi hoy, te acabo de ver ahora
Jazmines y opio, te pareces a mí.

Andre Ivre (El Libertino Guardado 2009)

domingo, 7 de junio de 2009

Libertinaje


Atestiguado en la tierra del nunca jamás, benévolo junto a la muerte estuve. Oh las púas, el corazón sangriento que triste destino percibí. Indigno un sueño me confirmaba: el amor existe en el cielo, la muerte angelical nos eleva, estando bajo tierra enterrado a tres pies.
Muy a menudo, quimeras adormecían de fantasías en levito. Un pasado rostro aparecía y volvía a desaparecer. Pertenecí a otro pensar, libre y lejano sin cadenas a los pies, fui otro a decir verdad, lo sentí. Confieso, vehemente me entregué al amor temporal de una noche. Ni nombre supe de los amantes que tuve, ni deseé saberlos siquiera curiosamente.
Desligado de la materia, Plotino en la lectura proponía mi catarsis, ¿que divinidad podría hacerme declinar? Supongo que esa vez perdí el sentido, y no supe lo que hice hasta hacerlo.
Cuervos golpeaban mi ventana, uno entre tantos atravesó el vidrio, en mi almohada sus plumas cayeron. Calmo y mudo, lo vi posarse en mi hombro, y comer de mis ojos sin bramar del dolor. Ya sin ojos, no podía ver lo que hacia. Una voz salía de su pico y entraba en mis orejas. Haz caso esta vez, escrito está.
Morirás siendo bestia, animal monstruoso sin rama donde posar.
Andre Ivre (Flores Carnívoras 2009)

Génesis


Vaya con el hombre, me dije
Insana gratitud muestra a su propio hermano
Entiendo que el mundo se puebla de imbéciles
y unos pocos inteligentes desean ser asesinos.

¡Genocida!, ese sería el título por el cúal
mis culpas descansarían en hombros ajenos
¡Vaya si el hombre es un idiota!
Apenas balbucea sus años y su nombre,
y termina en su veneno enterrado.

Se sabe que el dedo de un rey quiso tapar el sol
y enceguecernos
y también se oyó que el cuerpo magno, quiso oscurecer
la desnudez del buen Diógenes.
Desnudos y sínicos en comunidad,
descubrieron el sol alumbrando en las frentes de plato
sudaron hasta los músculos y la carne por fuera.

Ese día al fin, los ciegos volvieron sus vistas
los tuertos recuperaron el ojo faltante
y los miopes miraron perfectamente el mundo.

¡Vaya que sí!, ese había sido el mejor de todos los días
embelesado de una noche en luna de miel
un caballero demente, se embarcaba al oficio humano
sé mi amigo, le dijo ella (la locura)
sé mi amigo para morir por ti
púes la bondad se hinchó en mi pecho
al flote corpóreo me vi con un alma
un espíritu bordeándole la sien
de mis labios los besos que le di, huyeron a los suyos.

Plagados de azulino y azul índigo en la corona,
se aliaba el cobalto y el acero en una espada para luchar
un metal inmortal se formaba con lo extinguible.
Todo podría pasar y se resistiría con discreción.

Sé mi invitado y entra a mi hogar,
una fiesta animal de engendros se erige
desde hace tiempo sin fin
te esperó y te esperé
máscaras y gente jurando
y perjurando amorosa
“Amaos los unos a los otros”, echan a mano
sus escandalosas perversiones
¡La gran orgía!, Roma y los emperadores
con sus patricios
se tiraron un inocente angelito servidor del divino.

¡Vaya si el hombre es un idiota!
Mató y deberá pagar sus faltas
reza y hace penitencia y quizás el cielo que anhela
le llegue en mil años de redención.

“Hoy por ti, mañana por mí”, suena tan bien, que él que dé
será más que generoso
“Todo por mí y nada por ti”, es lo que es y no vale negarse.
¿Es iluso?, ¿el hombre es un iluso?
Era un rey comandando un gran ejército
ganaba todo,
la guerra era un juego más,
donde colocaba las piezas en el lugar correcto
un millón por su boca y su señal, se multiplicaba de muertos.

Primeras y segundas guerras mundiales, grandes cruzadas,
guerras de cien años, y batallas por emanciparse y elevarse
del derecho a lo digno.

Sed y agua calmante, hermosamente humano
escupe y maldice
el virus se propaga en su cama y el ve que es letal.
¿Hay peligro de que gane el insolente?
Porque eres hermosamente humano,
cándidamente bueno como un santo.
Masturbas mi mente cada vez que sueño.
Te atraigo con el tufillo de lo indecente
¡Ese es el hombre, gran idiota!
Lee sólo la página central del papel que cuelga
en el mostrador del kiosco
el rico manda al pobre, lo pisa, lo usa y se hace más rico
es un cholio, un sirviente indirecto
que sirve sin saberlo y sabiéndolo igual.
Tendré el mundo bajo mis uñas, y me llenaré los bolsillos, eso soñé
y te atraje hacia mí.
Dijo una voz en su cabeza.

¡Este día sí que es frío!, provocándole al paladar
chocolate caliente y pan recién horneado
marca el número al que el despertador mima el oído.
Alegre y regándole de besos las orejas,
la osera se juntaba en el mismo segundo,
un soplo cayó sobre sí,
con el espíritu que luego colocó sobre la arcilla.
Andre Ivre(El Libertino Guardado 2009)

viernes, 5 de junio de 2009

El Ángel Travieso


Mira al ángel travieso,
bajo las faldas se soba con gracia febril,
dos pelotas de carne que entre piernas rosadas
se estremecen por él
¿será el ángel travieso, espíritu bueno o malvado?
La señorita sentada, lo llamará a comunión
ya en rezos se escucha.
bendíceme de gracia,
angelito bienhechor.
Y ella pone vela a la estatua turbada,
al amiguito celeste entre mimos le ora,
sé en buena hora, mi fiel protector.
Y el ángel travieso con ojos inmensos
bajo sus faldas dormita
con el espíritu inquieto,
jugueteando despacio, tocándole los muslos,
tiene en sus manitas pequeñas,
el divino idioma del tacto
echado feliz sobre ella
y besándole suave los pechos
chiquilla querida, le dice
infinito amor te daré.

Andre Ivre (El Libertino Guardado-2009)

martes, 12 de mayo de 2009

Espejismo


Poseída estaba la mujer, zarandeándose entre sábanas. Agónico y con ojos moribundos de extrañeza. En mi lecho me entregaba, siete colores en un prisma dividiendo transparente en su corona, la luz.
Joven virgen, una madre en un asiento esperaba, con el pecho goteándole la leche, y un niño colgando de sus brazos. Algo nuevo que avivara en ella, la escasa razón que parecía irse. Iban contentos, la virgen, la madre y el niño. Abrazados, balbuceando en una nave blanca, iban a ver el mar.
Olas altas, mareas calmas, peleando entre ellas por la serenidad. La joven virgen se inclinaba hacía el pecho de la madre, el niño se colgaba de los brazos de la virgen.
Vióme en ella diferente, mi cabeza volaba entre delicias. La madre goteaba en mi boca la leche, regordete me volvía a escribir.
Andre Ivre -Flores Carnívoras-2009

jueves, 5 de marzo de 2009

Mi Corazón


Mi íntimo amigo, mi buen amigo, el mejor de todos, tú enciendes mis pesadillas nocturnas, pesadillas de un cuerpo sin cabeza.
Mi animal instintivo dormía la siesta en la ciudad de Tebas ¿recuerdas? Hubo un ángel que conocía la ciudad antes que nosotros y te fuiste persiguiéndolo. Espesa negrura, caminito al volcán, siempre fuiste un sucio y miserable animalejo, mi corazón. Mi corazón es así, un cerdo miserable para otros, un lechoncito que llora por su mamá cerdota. Acaso no es cierto, ¿piensas en mí? Te contesto que sí. Pero sabes que es lo que siento, si te mueves, si te encoges o te estiras aún no entenderé ni sentiré ¿el amor, la angustia, la nostalgia? Trato sólo de entenderte. Leerte, escucharte o verte, el fin de semana, la semana entera o cuando te plazca sabes que estoy ahí. Siempre llorando te encuentro aunque siempre sonríes y te burlas de otros. Yo me río a solas y en tu cara de ti. Y te llenas de preguntas ¿Qué somos? ¡Qué somos!, buenos amigos, amigos íntimos, entiéndelo. La sangre que llevan mis venas y se dirige en los conductos a mi cerebro, la que bombeas, le pertenece a otro. Y no es que no piense en ti no logro pensar en nadie en singular, pienso en todos y en ese todo mayúsculo, logro pensar en ti. Por eso si vuelves a preguntarme que infiel soy a tu cariño, que te uso simplemente a mis antojos, te engañas a solas. Bendita sonsera, eso es lo que creo. No hubo mentiras, sabías que mi sangre era de otro desde la primera vez, lo sabías. Igual íntimo mío, te puedo leer el pensamiento y saber que cuanto dices aborrecerme es lo contrario a un dolor suicida. Date cuenta de esto y no te atrevas a herirte que con ello me hieres pero no haces que sangre, lloraré un día, lloraré dos por mi heridita, es que el cuerpo duele y es retráctil al dolor al contrario tuyo que lloras sin rasguños. No tengo alma para entregarla ni sentimiento humano que se conduela, la pasamos bien, la pasamos peleando pero volvemos a la calma. Ruegas más, te arrastras más, quiéreme ingrato, quiéreme. Pero mi sangre le pertenece a otro, padezco leucemia. No sé cuantas veces te boto ni cuantas veces regresas, no te llamo ni te busco pero vuelvo a verte, te paras a la entrada. Me burlo de tu falsa resistencia, no te buscaré es la última vez, muevo los hombros y continúo caminando. Vete me da igual, y en unas horas. Otra vez te veo. Discúlpame, no puedo dejarte. Ya veo.Pasaremos años así, pasaremos años y años. Mi sangre le seguirá perteneciendo a otro, y tú seguirás gimoteando, miserable, miserable, quiéreme ingrato. Me cansaré un día y te dejaré una carta. El miserable se marchó, puntos suspensivos “¡deja de ser tan tonto!”, buscaré el placer de la belleza y un inteligente pasatiempo. Mi sangre que pertenece a otro, va en mis venas rápidamente. Pasaran muchos años y me volveré viejo para el amor, la angustia y la nostalgia. Reconoceré que todas ellas, las sentí y las oculté, he sido un pecador entre tantos creyentes que trato de ser útil y sentir piedad en un momento. Mi íntimo amigo, mi buen amigo generoso, será la última vez que verás a quien causó daño por voluntad tuya a ti mismo. Mano que tomó la espada, apuntó la pistola sin balas, estoy viejo y cansado, me iré a dormir y se que no despertaré. Adiós, sigue tu camino y olvídame.

Andre Ivre

jueves, 29 de enero de 2009

Incubus

Bajo yugo de locura mi locura
Descendiendo imágenes una tras otra una tras otra una
Rostros oscuros y blancos
Sumergido en penumbras
¡La luz en mi cama era fuego infernal!
Yo el enredo más común
Vil artista prostituto de cráneo sin forma
Con ojos volteados
Celebraba la vida con mi chica gitana.
La cola de un colibrí en incendio había besado una flor.
La besó en verdad, un rostro pálido y cabellos largos
Enredados en la simpleza del mortal
Pájaros y perros ladrando en cacería
Y el temor aguardando por anoche.

Andre Ivre

El retorno


De regreso al viejo mi

La música baila con su dulce cuerpo ondeado

¡Enemigo de la luna partí creyendo en otra vida!

¡A encontrar la cadena del olvido!

Blanco sobre mis ojos, salvaje mi volví

Cocodrilos caminando alrededor, mi presa mi

Diversión funesta que no quepa ya en la alforja

Burla grita en la sombra muere muere

¿Cuando llega el eco? Porque amé amé amé

el demente rostro mi

demente rostro de pecado retorna a cantar.

El sol dado negro


Mientras la luna oculta va de un techo a otro saltando

El sol dado negro se ha ido a dormir

Muy travieso de día se fue a jugar en los Alpes y de siembra un campesino

Aceitunas recogió

El gran dios gitano perversidad extrema brindaba

Nació para haceros feliz y maquillar de risas la faz carbonada

Una ramera loca enamorada, enamorada le partió los brazos de ocaso

El mundo los idiomas todos se hablaban

Babel, babel y babel nadie entiende nada

Baila la loca enamorada a su vista (el mundo) vende sus encantos baratos

Bombas radioactivas en los vientres de niños bicéfalos y marionetas de cuerpo amarillo

Jóvenes parásitos de la mano copan árboles sin hojas en sus capullos plomos tostados

El arte volcado en unas piernas besa sin besar

Toca sin tocar hasta que desde el fondo su luz nos inunda

Besa besando toca tocando y se permite amar.

El sol dado negro tiene imagen perfecta oculto de su brillo es blanco y adonis

Un beato de fanales silvestres y mercurio en sus labios, tierno y único amor lunar.

¿Qué es el amor, existe el amor? Echemos las cartas y miremos por el reflector la posición astral

Abandónate a amar una noche y otra, una mañana pare en la hierba a mi hijo

Y ponle tu marca siniestra

¡primero vendrás y dormiré en tu boca!

Se le oyó al dios gitano susurrar

Oh, el gran dios gitano ¿tiene ahora un secreto? Ha recreado el amor en un cuadro

de acuarelas y temperas pastel

un corazón de cristal le partió los dedos

el infeliz hijo de sus dedos toca los dorsos desnudos sin huesos ni piel

se ha hecho un mito del enajenado de ayer

amor por odio magro y por el prójimo

amor del soldado batallando la guerra de una cruzada intensa

santificado sea tu nombre padre hijo y espíritu

en el altar del viejo templo

rezando implora la luna al sol dado negro, bendecido mi santo perdido.

Don Crápula y el banquete de los obesos



Don Crápula, monstruo dueño del universo, lleva banda azul y roja en manifiesto sobre su pecho masivo
Las tetas inflamadas de harto manoseo y las piernas ardiendo de sol
y de hielo
Hoy Crápula larga contento, ha vendido hijo ajeno a glotones obesos
Fiesta de reyes sin reino y comiendo y bebiendo
Gordos y hermosos rebosantes de heno

Aquí
Podrido y
En partes se
Compra

Tesoros
Legales
Cagados

Poblaciones muertas celebran con gracia ese tonto bienestar. Un puñado de enfermos va a la batalla, dirigidos por una idea que apesta más que la muerte de años.
Crápula, dueño del universo, ha puesto soldaditos en su puerta, aquél que salga fuera del círculo. Adiós, maldita cabeza. Un loco puede ver como un chaman el futuro, un brebaje de san pedro o ayahuasca para ver la muerte y otras vidas. Será peor, será peor, nos dice. Ya ni alma tendrás, vendida al diablo quizás, vendida como una nación.
Lejos cabeza rayada, rey Crápula soy, proclamó: ¡sonrojo avergonzado jamás!
Euros, sudacas monedas nuevas volando, lee el chaman la coca y sus hojas
American dinner´s y verdes billetes bajo el inodoro van pasando
Que glotones tan obesos ¿será cierto que un goloso nos invite a celebrar? Le dice uno de los tantos desnutridos, un hijo se ha repartido para el banquete de los obesos en bandejas de oro y plata
El eterno hijo ajeno enterrado se sometió dominado, mientras ¡caníbal morirás feliz! Siguiendo el círculo sin salir, comerán también de ti

El hijo ajeno sabe bien y es de carne sabrosa, más escuálidos los que al lado lo ven
Batman, spiderman ¡ladren perros afuera!, leguleyos plebeyos de intestinos afuera
¡A morir de hambre otra vez!

Andre Ivre

viernes, 23 de enero de 2009

El muerto mar


Muerto mar y el hombre blanco, ondean su cara limpia y tersa en mi frente. El pequeño intruso que de un lado, mira lo alto de las olas secas y las aves tragarse entre ellas. Se agarra los hombros y fotografía su imagen. El hombre blanco sonríe pálido y fresco con gafas oscuras, cubierto. El viento que es fuerte lo toma en sus brazos, y lo observo irse por ese camino estrecho aclamando a una niña. Ya cerca la niña lo ve mecer su cabeza, le pide dulces y helados, van por ahí haciendo sus travesuras, como si yo fuera ella y él fueras tú, el amor se ha hecho un lecho de olas, los peces salvajes murieron y nos alimentamos el hambre.

Las orejas en los dedos

Hasta que quepan las orejas en los dedos la música será mi tacto y te perseguiré por los campos, corriendo de mí, estarás. Cuando lleguemos allá, verás la lluvia sobre lo verde. Y si caes sobre bosta, si caigo también, embarrados de mierda y oliendo, pedirás que te ame, que te acaricie como siempre y me acueste con las orejas en los dedos, llenos de música hasta los codos, reventándonos de colores.

Época de sol


El oro de nuestras costas, ¡luz de vida¡ suplica violento y amado. Esta tarde los trigos en el campo lejano, brillan el cráneo negro del brujo. El menos conocido me ha tomado de la mano y acelerando mi corazón, ese monstruo interno sopló en mi boca. Palomas revoletearon encima y las gentes que en pluralidad no existen, a paso apresurado subían a los carros, atestados hasta la puerta, colgados como monitos de ramas apunto de caer. Son mi burla y mi felicidad, alegre sonrisa que pinto con gracia seductora. Esos carros y esos monos son lo que suelo ver y me ven. Es el camino de todas las mañanas, y más llegada la tarde, el camino de vuelta a casa. Mirando palomas y gallinazos, postes apagados y encendidos y un puente de lucecitas-árbol de navidad. Lima, es el paraíso olvidado y amado de los basureros y la basura. Hoy luce para mí, más infernal, y compasivo, es un mendigo amable, una mujer cariñosa y un pirañita que lava mis botas ¡ brillo en el sol¡.

martes, 20 de enero de 2009

La Evocación Infernal


Tú eres el diablo, el diablo detrás del establo, las vacas mugen cuando te ven. Las vacas huyen locas de tus bolas multicolores. Hay viento entonces en la plaza y escucho por ahí que es tarde de toros. Tú eres el diablo, el gran diablo que me asusta, permanezco en silencio cuando te alejas por un instante y de un salto caigo en tus brazos, me echo en ellos a besarte la cara, los ojos cubiertos de sol al que huimos de manera habitual. Paseamos de la mano como atados a la nada, nos hemos atado a algo más que eso. Es invisible e invasor, tú ríes y yo río contigo, desesperado por abrazarte, por oírte en las mañanas, entusiasmado de tu amor o lo que sea que es, porque me permites el infierno y tu hoguera. Permites que vaya contigo a tu lecho y juguemos a brillar y a enfurecernos. A golpearnos y amarnos, púes el pecador vive en mí.

El Libertino Guardado


Mis orejas duelen cuando tengo el cuerpo de los vivos, fluyen el agrado y la deshonra de la ambigüedad, diluyendo el deseo, el deseo que no se doma y se sumerge, caballos desbocados y enfermos, caballos rojos con cuerpo bicéfalo que vagan en playas extrañas y se detienen en las pieles de otros. La ternura también ha detenido mi alma, la hizo pedazos una tarde, la prostituyó de ansiedad, libre simulaba ser libre y al fondo bajaban los cuerpos que veía ir y venir, mis manos detenidas en sus centros. Cientos de besos blancos, besos suaves con olores de fiesta. Al fin me liberé, ese será el grito al acostar mis huesos, me liberé de todo y de mi gran amigo loco, de ti y de todos, de todos esos cuerpos y las playas extrañas, de la cama verde en la que acuesto mi cráneo al revés, del cuarto turquesa que me hace ser pez en un mar sin agua. Al fin ya sin sed. Ese animal. Animal sediento con el sol en las orejas ese soy pues me he liberado de todo hasta del cuerpo y tal como un libertino me dejo mecer por las sensaciones, excitado de vida, de una vida extranjera en la que mi puerto y mi nave irán lejos sin detenerse a mirar sombras. Sin mirar más, mi locura que eres tú, mi arte que eres tú, el más grande, el único amor. Tú y tú, yo y yo, yo y tú hasta el final, corriendo, volando en mi tiempo y en el tuyo, más adelante en el tiempo que soñamos.

miércoles, 14 de enero de 2009

Promiscue trieb


Resplandeciente puto humano coloreado de suspiros

Duerme mareando la noche, caníbal

¡oh embriaguez eterna! ¡vivir tan sólo! El hombre que es hombre

levanta la mano y celebra la vida

¡estamos vivos! Sonrió a la muerte de mil mujeres desnudas amándolo

Angustioso sedujo, en sus ojos de serpiente las manzanas

Y placidas las damas se hicieron felices de ese momento rosado

Desde arriba celestial debate, hasta hoy hasta ayer

Felices de gritar se revientan de tiros los pulmones, ángeles negros y ángeles blancos

Tú extraño tira de mí habla una y la otra, el uno y el otro, y el puto lo hace

Pagan entonces consumado, y ya cansado de amar sin amar,

bucea al fondo de un río en el que sus aguas saben a cloro.


Puerto


Mi Dios tiene los ojos

azules

Mi Dios huele a peces

frescos

Llegando al puerto

mi Dios danza ardiente en mi vientre

entre limones escurridos y cebollas.

Dos peces


Un gitano mira por encima del hombro a otro, el estómago ardiendo y vomitando sangre. Un gitano admira el poema y la vida, ese es su gran secreto, confundido bajo un chal, Robert Plant enuncia “All of my love” sea lo que signifique el gitano no entiende el significado de su lengua. Moriremos enfermos de sol, le dice el gitano al otro bajo su hombro. Son dos pequeños gitanos los que van de un lado a otro de la mano, dos hermanitos con orejas grandes de burro y la panza flaca de hambre, se abrazan y confiesan sus pecados a una piedra. El segundo le dice al otro que lo cuide, tiene miedo a los perros. Un perro grande, un san bernardo lo creyó un gran hueso, y los gitanitos huyeron, corrieron agitados y con sed. Cerca al mar anduvieron pero el mar los asustaba, tenían sed y veían el agua abundante. El primero le dijo al segundo, hay tanta agua en el mar como peces aún más, metámonos al mar hermanito, ¡entremos!

Son las diez de la mañana gitanos zorros, la gallina se escapará con sus huevos, los pollitos se fueron del corral, ¿quién os llevará el sustento?, gritó la nona. Cerca del mediodía se encontraron dos ballenas en la orilla, los pescadores las desollaban y vendían su carne. Los gitanitos entraron al mar sin miedo, uno de la mano del otro se decían mon petit, petit, petit, petit. En el fondo del agua parecían dos rocas plomas y anchas flotando hacia la orilla, todo hinchados con el pantalón gris y la camisa blanca de colegio, los cuadernos en el piso y sin hojas, el viento giraba las velas y las redes caían encima. Una buena pesca amigos, dos peces gordos para vender, la nona ciega ayudó a desollar los peces. Una buena mesa y los niños muertos.

Andrè Ivrê (hoy)

Setiembre 09, 20:20 pm, 1993

miércoles, 7 de enero de 2009

El color lo es todo


De aquella vez fue que el sueño infinito nos hizo dormir apacibles sobre cunas doradas, monstruos irracionales tratando de vestir formalmente. El color, el color, el color. El color lo es todo, un arcoiris en medio y rosas sin espinas adornando tus vestidos. Bañándose de sangre en una inmensa tina Nefertiti, sacrificaba a los niños que fuimos para conservarse bella eternamente. Agamenón vio el arte en nuestras vísceras, retozando en mi vientre feliz. Retorciéndose como una criatura nueva crecía y crecía, y nacía cada noche para morir nuevamente retando a los incrédulos. Amábamos la vida plagada de realidades agusanadas. ¿Cómo éramos antes? Lo olvidamos y fue lo mejor, inventar lagunas y nadar, nadar hasta llegar al mar. Aves feroces coloreadas en una noche bella, colgando la luna del cielo con sus alas.

El Dios Nuevo


Una noche entre luces de neón, la fría madrugada asomaba sus brazos.El joven extraño salió a recorrer las calles y el suburbio, con las botas sucias y el saco hasta las rodillas pegado con un parche de Anarquía.Entre autos y gente se perdió, unos amigos suyos lo llamaron y él como siempre fue a verlos, una guitarra comenzó a sonar, el joven siguió las notas, un bastardo dijeron, un gran bastardo, su voz ondeaba en el crepúsculo, su figura habia cambiado, su nombre también, sin dejar de mirar el cielo. Cerca a él, un vagabundo dijo llamarse Jesús y perseguir su voz. El altar tenía las velas encendidas y la sonrisa permaneció como esa flama durante toda la noche.

a ud., el hombre de aquel día pregonando en voz alta, viejo-anciano,dios por un momento para este ateo

Recitando a Poe


Bajo el puente
el sol nos lleva
recitando a Poe
nos hemos escapado
¡recitando a Poe!
completamente pálidos
flotando los cabellos dorados.

A manos santas, un día de sol detestable

El corazón de mi cabeza



Late un corazón en mi cabeza,
y otro más abajo lo acompasa.
Un batallón de soldados desciende
por mi dorso
mirando a la momia adquirir vida.


Ifigenia y sus sentidos


Una flor, el alma es flor en Ifigenia,redonda como sus pechos pequeños envueltos en la brisa de los brutos,la jauria de Erika su hermana loba asustándole al callar.

Ifigenia, flor redonda es tu alma, el plato de un mendigo vacío.Tú llenas besando las manos del cesar, detiendo la brisa de golpe.Tocas al flote de su cabello rizado, tu violín.

Elonga el tiempo divina flor,diviertete en la calma que goza la tierra sin temblores, y pinta en los muros de tu casa un nombre, bajo tus ojos un nombre, ¡el del hombre niño!